Preocupación entre los gremios por carreras de la salud con bajos puntajes en la PSU

LA TERCERA 14/09/2008

En Enfermería, por ejemplo, hay 16 programas donde el último alumno matriculado ingresó con menos de 499 puntos.

No más de cinco preguntas correctas en la PSU de ciencias les bastó a cientos de jóvenes para ingresar a codiciadas carreras del área salud en 2007. Esto porque, junto con el aumento en los programas de salud que ofrecen las universidades, que crecieron al doble en los últimos cinco años, ha emergido otro fenómeno: los bajos puntajes de entrada a algunos de ellos.

Según los datos del Consejo Superior de Educación, 14 de los 75 programas de Kinesiología matricularon a estudiantes con menos de 499 puntos. El más bajo sólo pide 421 puntos, rendimiento que considera la PSU simplemente como reprobada. Sólo cuatro de las carreras de la especialidad están acreditadas.

Un panorama similar se vive en Enfermería. De los 73 programas que se ofrecen, 16 están acreditados. Nueve tuvieron puntajes de corte menores a 450 puntos ponderados y siete estuvieron entre 499 y 450 puntos el año pasado.

El tema preocupa a los colegios de la orden. Especialmente porque la calidad de estos programas no está tan bien resguardada como lo que sucede con Medicina, donde las carreras deben acreditarse de forma obligatoria a partir de este año y se creó un examen al que adscriben los egresados de la Asociación de Facultades de Medicina.

“Esto se puede transformar en un problema público. Malos estudiantes se suman a universidades con poca calidad, que no tienen campos clínicos ni laboratorios”, dice Eduardo Ramírez, presidente del Colegio de Kinesiólogos.

Existen algunas coincidencias dentro de esta oferta. La mayoría de los programas cuyo último matriculado obtuvo menos de 499 puntos se desarrolla en sedes regionales de universidades privadas.

Si bien las universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica autónomos poseen la libertad para crear nuevos programas, algunos colegios profesionales están tomando medidas.

Exigen que organismos especializados, como ellos mismos, supervisen la dictación y creación de estos programas, además de hacer catastros de los profesores y nivelar la calidad de las mallas. Por ejemplo, en noviembre, el Colegio de Matronas reunirá a las jefas de carrera de los 12 programas existentes para consensuar la calidad de exigencia y mallas curriculares.

TAMBIEN A NIVEL TECNICO
A ello se suma que las carreras técnicas de pregrado del área salud también han vivido un fenómeno de crecimiento: entre 2002 y 2007, el número de carreras de pregrado de salud ofrecida por los institutos ha crecido en un 357%.

En 2005, el Senado aprobó un proyecto de ley para que los programas del sector sean incorporados en el articulo 52 de la Loce.

Esto obligaría a que se dicten con grado de licenciado y título profesional y evitaría que se impartieran en los institutos profesionales y centros de formación técnica. El proyecto entró a discusión en la Cámara de Diputados a mediados de este año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: