Los desafios de la acreditación de Enferemría en la USACH

Unas cuantas semanas lleva en su cargo la nueva directora de la Escuela de Enfermería, Amalia García García, pero eso no es impedimento para que exprese categóricamente que el principal desafío que tiene actualmente la carrera es acreditarse.

“La dirección anterior dejó encaminado el proceso de autoevaluación, ante lo cual hemos continuado trabajando para lograr, sí o sí, la acreditación”, comenta la enfermera, quien ya ejerció en ocasiones anteriores como directora de la unidad académica de la Universidad de Santiago de Chile.

Menciona que la carrera tiene muchas fortalezas, pero según ella la principal es la excelencia de los profesionales que se gradúan de esas aulas. “Son preferidos por el mercado. Nos llaman constantemente de diferentes hospitales y clínicas para invitarlos a conocer los recintos. Es una forma de captación y somos privilegiados al ser llamados”, relata Amalia García.

Pero así como hay fortalezas, también hay debilidades. Reconoce que la cantidad de académicos es baja: tan sólo 14, reduciéndose a 13 efectivos, ya que una persona está realizando un doctorado, por lo cual queda liberada de carga académica.

“Una debilidad es que no podernos insertar en el mercado, debido a que no tenemos postítulos. Tenemos los proyectos, pero nos falta implementarlos, así que es algo contemplado a futuro”, dice la enfermera. Afirma que una de las mayores satisfacciones que existe al interior de la carrera es el alto nivel de inserción laboral, que, según ella, llega casi al 100 por ciento. “De hecho, cuando terminan el segundo de los tres internados de 12 semanas cada uno, muchos de nuestros estudiantes ya saben donde trabajarán una vez que egresen, sin descontar la posibilidad de buscar otros empleos”, agrega.

El trabajo práctico de las alumnas y los alumnos de Enfermería se desarrolla fundamentalmente en los campos clínicos de la Universidad, así como en los consultorios de las localidades de Las Cabras, Pichidegua, Talagante, Melipilla, Paine y Padre Hurtado, entre otros. “Los jóvenes de la carrera son muy solicitados y muchas veces les piden que continúen trabajando allí”, destaca la directora.

En estos recintos del sector público, los estudiantes deben enfrentar diferentes realidades, no siempre favorables. “Contrariamente a lo que se puede pensar respecto del AUGE, lo que menos falta en la mayoría de los hospitales y consultorios es implementación. Sin embargo, falta capacitación sobre el programa en sí. Nuestros pasantes reciben un exhaustivo entrenamiento sobre AUGE, por lo que están al tanto del plan, y también de informar sobre él”, indica la autoridad de la Escuela de Enfermería.

Agrega que, actualmente, en Chile hay un ‘boom’ por estudiar enfermería. De hecho, es una de las carreras preferidas todos los años, lo que ha llevado al surgimiento de varias escuelas de la disciplina: 68 están en funcionamiento. “Es una carrera bonita, con proyección y en la cual necesariamente quedarán los y las mejores, quienes por ejemplo dominan, así como las egresadas y egresados de la Usach, conocimientos sobre administración y gestión”, apunta Amalia García, la nueva directora de la Escuela de Enfermería de la Facultad de Ciencias Médicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: