Stanford y Melbourne, los modelos que inspiraron el college de la UC

El nuevo sistema considera cuatro años de formación general, un programa que se inspira en instituciones extranjeras.

Un arquitecto con conocimientos de los últimos avances científicos para restaurar y mantener el patrimonio de una ciudad, un ingeniero especializado en educación, o uno estructural con conocimientos de diseño. Es el nuevo perfil de profesionales que pretende formar la Universidad Católica con el college, programa lanzado esta semana que busca una reforma profunda no sólo del sistema universitario, sino también al laboral.

En él, los estudiantes ingresarán a una formación general de cuatro años, de la cual egresarán con una licenciatura y un “major” o especialización y un “minor”, que permite el conocimiento de una o más disciplinas a modo de complemento. En un quinto año, el estudiante puede acceder a un título profesional en alguna carrera y en el sexto año al magíster.

Cambios que colocan a la UC en la misma línea que la mayoría de los planteles norteamericanos y europeos, que funcionan con un esquema similar, pero que sobre todo la acercan a las dos instituciones cuyo ejemplo la UC siguió de cerca: Stanford, en Estados Unidos, y la U. de Melbourne, en Australia. Si bien la primera, desde sus orígenes, aplica el college, lo reformó para enfocarse más en las habilidades blandas. El cambio en Melbourne fue mucho más drástico: a partir de este año, ese plantel suspendió todo su ingreso por la vía tradicional y sólo dejó el college.

Ambos buscan generar un nuevo tipo de profesionales para el siglo XXI, con pensamiento crítico y creativo, altos niveles de desempeño en escritura, investigación y solución de problemas y abiertos a la diversidad cultural, entre otras características.

CAMBIANDO EL MERCADO LABORAL
Pero, a diferencia de lo que sucede en Chile, el mercado laboral norteamericano está preparado para recibir a egresados a los cuatro años de formación universitaria. Incluso, en Australia lo pueden hacer a los tres años de estudio. En el college de la UC, un graduado debe aprobar alguna de las tres instancias para optar al título: que el puntaje PSU con el que ingresó sea mayor al puntaje de corte de la carrera a la que opta; que su promedio de notas sea mayor que el promedio de la carrera; o bien pasar un examen de contenidos. ¿Qué pasa si no aprueba ninguno? Sale sólo con la licenciatura. En un país tradicionalmente orientado al título, ¿un graduado de licenciatura es recibido por las empresas?

“En EE.UU. un graduado puede acceder a buenos empleos, en Chile todavía las diferencias de sueldo son altas entre quienes poseen un título y el resto”, dice Bernardita Mena, consultora de Opina.

Juan Benavides, gerente general de Falabella y uno de los consultados por la UC antes de lanzar el programa, es más optimista: “Que el estudiante ingrese antes al mundo laboral y pueda, luego, ajustar su especialidad de acuerdo a sus intereses es más conveniente”. Concuerda con él otro de los consultados, el director social del Hogar de Cristo, Benito Baranda: “La licenciatura puede generar un nuevo ámbito laboral para quienes no deseen especializarse”.

También el mercado deberá adaptarse a los nuevos títulos que se generen. “El mercado es muy tradicional en Chile. Como ejecutivos se contratan ingenieros comerciales y civiles. No es como en EE.UU., donde un sociólogo con especialización en economía puede trabajar en finanzas”, dice Andrea Villanueva, gerenta de Hemisferio Izquierdo.

Por ello, el desafío de fondo de la UC, y con el cual pretende conquistar el mercado, está en la formación de un profesional con conocimientos multidisciplinarios y habilidades blandas. Aspectos que los empleadores miran con interés. “Si alguien tiene una formación más amplia, puede ver un problema desde perspectivas distintas”, dice Leslie Cooper, directora ejecutiva de HK Human Capital. Y agrega: “Es muy difícil, por ejemplo, encontrar un ingeniero que sepa escribir”.

Lo que, todos coinciden, es el hecho que sea la UC la que esté haciendo el cambio, es sinónimo de garantía. Y que el modelo no es fácil de imitar por todas las universidades chilenas. “El modelo del college en EE.UU. es para una relativa minoría, que tiene cierta dotación cultural. Lo mismo en Chile: lo pueden hacer sólo las universidades selectivas”, dice José Joaquín Brunner, de la UDP. Por lo mismo, la UC apuesta captar estudiantes talentosos e innovadores. Requisitos suficientes para que el mercado laboral los acoja con los brazos abiertos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: