CNA busca asegurar la calidad de la educación superior

Fuente: Universia

En conversación con Universia.cl, Andrea Aedo, secretaria ejecutiva de CNA-Chile, evalúa la gestión de Comisión de Acreditación y los desafíos que enfrenta el presente año.

A dos años de su creación, la Comisión Nacional de Acreditación ha dado importantes pasos en su función de verificar y promover la calidad tanto de las Universidades, Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica autónomos, como de las carreras y programas que ellos ofrecen.

Durante el pasado año su trabajo estuvo marcado por la reacreditación de varias casas de estudio y la puesta en marcha del sistema de las Agencias Acreditadoras. Andrea Aedo, secretaria ejecutiva de la CNA-Chile, realiza una mirada a las tareas desarrolladas y los desafíos que se avecinan.

¿Cómo evalúa la gestión de la Comisión en el 2008?
-“Se llevaron a cabo una significativa cantidad de procesos de acreditación. Los datos disponibles muestran un sistema de aseguramiento de la calidad en pleno funcionamiento; en total hubo 26 acreditaciones institucionales, 33 de carreras y 61 de postgrados. A esto se agrega el trabajo de autorización de las agencias, que durante el pasado año sumaron 5 y que en la actualidad revisan un total de 357 carreras”.

Respecto de los objetivos propuestos ¿En qué punto se encuentra la educación superior chilena en materia de acreditación institucional?
-“Tal como señalé, en 2008 hubo 26 procesos de acreditación institucional, 25 obtuvieron resultados positivos y sólo uno fue rechazado. Pero lo más relevante es que los planteles han comenzado a presentar áreas electivas a la acreditación, lo que exige el logro de estándares en investigación, docencia de postgrado y vinculación con el medio. Todo esto da cuenta de un mejoramiento evidente de la calidad de la educación superior chilena, que debe mantenerse en el tiempo”.

¿Ocurre algo similar con la certificación de carreras?
-“Estuvo marcada por dos hitos fundamentales. Primero, la puesta en marcha del sistema de agencias de acreditación, que cuentan con equipos sólidos en cada consejo, con pares evaluadores expertos y con procedimientos y criterios rigurosos. Segundo, el proceso de incorporación obligatoria de los programas de Pedagogía y Medicina. El resultado fue exitoso, ya que el 100% de ellos se encuentra participando. Los efectos serán notables en cuanto al mejoramiento de la calidad que se impulsará a nivel de la formación de pregrado”.

“En cifras, se llevaron a cabo 33 procesos, de los cuales 23 resultaron aprobados, 2 rechazados y existen 8 casos cuya decisión será tomada en los primeros días de marzo. De las que la consiguieron 8 pertenecen al área de educación, 5 a la salud, 6 a las Ciencias Sociales y Derecho, 3 a las Ciencias, 1 a Administración y Comercio, Tecnología y Arte y Arquitectura”.

¿Cuál ha sido el aporte de las agencias?
-“En vistas de su reciente puesta en marcha sólo han finalizado 8 de los 357 procesos que han de llevar a cabo. Sin embrago, se espera que en el 2009 comiencen a obtenerse resultados de los procesos coordinados por las distintas agencias”.

Existen 44 universidades acreditadas ¿En qué situación quedan aquellas instituciones que no han logrado aún dar este paso?
-“La acreditación permite a la institución un mejor conocimiento de sus fortalezas y debilidades así como identificar aquellos cambios docentes y de gestión que es necesario implementar para mejorar los estándares ofrecidos. Sus efectos se dan en dos niveles, uno interno en cuanto el desarrollo de procesos de autoevaluación, lo que conduce a un conocimiento cabal de la realidad, considerando tanto las fortalezas como las debilidades o áreas que es preciso reforzar; y otro externo, ya que con la acreditación se cuenta con un mecanismo de certificación pública de calidad de las carreras de pregrado y de las instituciones de Educación Superior”.

¿Cuáles son los desafíos para este año?
-“Fortalecer el marco de criterios, normas y procedimientos de acreditación, incorporando mayores niveles de formalización y énfasis hacia los resultados obtenidos por instituciones y programas en la aplicación de las políticas y mecanismos para el mejoramiento de la calidad. Un área a desarrollar es la generación de nuevos criterios y procedimientos específicos para la certificación de programas a distancia. El trabajo requiere de la participación de las agencias, los pares evaluadores y los planteles superiores, como un esfuerzo colectivo para extender las capacidades técnicas que permitan llevar adelante un sistema de aseguramiento de la calidad eficaz”.

“Perfeccionar el sistema de información pública de los resultados. El propósito es generar datos e indicadores, que estén a disposición de los distintos usuarios, para entregar antecedentes sobre los niveles de calidad asociados a los procesos, colaborando con esto a la transparencia y calidad del sistema de educación”.

“La acreditación, siendo un proceso voluntario (excepto para las carreras de pedagogía y medicina) tiene una alta convocatoria en el país. Un tercio de las carreras de pregrado, un 94% de los doctorados y un 96% de las instituciones autónomas están dentro del sistema. Pero aún es necesario mejorar la cobertura en áreas claves para el desarrollo del país, como es la formación de magíster y las carreras técnicas. En el 2009 se trabajará para incrementar su participación”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: