“Hay que ser obsesivos del PDI”

Dr. Nelson A. Vargas, integrante de la Comisión de Presupuesto

“Hay que ser obsesivos del PDI”

Tratar de poner el presupuesto de la Facultad de Medicina al servicio de su Proyecto de Desarrollo Institucional, PDI. Ese es el primer objetivo de la Comisión de Presupuesto implementada por la Decana, Dra. Cecilia Sepúlveda e integrada entre otros por el doctor Nelson A. Vargas, director del Departamento de Pediatría y Cirugía Infantil del Campus Occidente.

nelsonvargas

“Tratar de poner el presupuesto de la Facultad al servicio del PDI, y adaptarnos a las dificultades presupuestarias que tenemos”, explica el doctor Vargas. Desde una comisión cuya mirada sale de lo netamente técnico para incluir perspectivas que integran las necesidades y complejidades propias de una institución universitaria. Para cumplir con esas dos metas, entiende que hay que establecer criterios básicos y compartidos por toda la comunidad; prioridades de inversión; políticas de ahorro y generación de nuevos recursos.

nelsonvargas_2

Doctor Nelson Vargas

Para ello señala que “hay que ser obsesivos del PDI”. Usarlo como carta de navegación, con fines que van más allá de los personales pero que requieren de todos los esfuerzos únicos que se puedan hacer para su consecución: “Empezar por ese conocimiento es una de las formas de lograr que todos naveguemos en la misma dirección, aceptando dar parte de lo propio en pro del bien común, en una actitud altruista. A eso se ha dirigido la gestión de la doctora Cecilia Sepúlveda, juntar a la comunidad en distintas instancias, haciendo visitas, entregando cuentas públicas, reconociendo a nuestros colaboradores de los servicios de salud. Todo eso es una forma de integrarnos, conocernos y entender las necesidades del otro, para apoyarnos mutuamente, de manera que si se toman decisiones que alguien puede considerar lesivas hacia los intereses de su unidad, se sepa en base a qué criterios ya establecidos se tomó”.

Uno de estos criterios básicos, añade, es algo “tan pedestre como bajar los gastos en todo lo que se pueda, sin bajar la calidad. Hay áreas en que se puede hacer, si todos tenemos una actitud más de ahorro en el uso de los servicios básicos”. Otro, “evitar el espontaneísmo que puede surgir del deseo de crear centros o unidades sin partir de iniciativas maduras. Lo que pueda surgir tiene que ajustarse a normas que dicten la sensatez y la buena administración. Va a haber un reglamento para esto, que partirá ordenando y controlando las nuevas experiencias que se emprendan”.

Pero otro criterio, a su juicio igual o más relevante, “sería tratar de generar nuevos ingresos, buscando la manera creativa de generar recursos. Porque cada año el reajuste de sueldos aumenta el déficit presupuestario de la Universidad de Chile y sus facultades, ya que no recibe del Estado todos los recursos indispensables para ello. Hay proyectos en ciernes en el área de la educación terciaria, que queremos que se hagan de manera pausada y seria, para que sean buenos para el país y para nosotros”.

Buena academia, academia rentable
Por lo anterior, las prioridades ya están fijadas por el PDI y con ese horizonte están trabajando: “Hay que recuperar ciertas áreas muy importantes en la medicina que se han descuidado, como el desarrollo de los campos clínicos, que estuvieron bastante abandonados por mucho tiempo y ahora se han hecho cosas concretas por mejorar la situación de trabajo en ellos. Esto tiene que reflejarse en el presupuesto. El director clínico de la Facultad, doctor Julio Espinoza, está reuniendo información para, con poco dinero, hacer muy buenas inversiones que permitan su resurgimiento, de manera que se visualice mejor la Universidad de Chile en los servicios de salud, que estemos presentes”.

¿Cómo se abordará la deuda de arrastre que tiene la facultad?
De momento no es muy reductible y creo que el primer objetivo es parar su incremento. Ahora, en la medida que crece toda la economía del país, esta deuda, en términos absolutos, se va reduciendo. Pienso que vamos a tener que vivir con ella por  mucho tiempo, y podemos hacerlo; somos capaces de funcionar y de ir pagándola.

Creo que esta deuda puede aumentar cuando se produzca la concreción del plan de retiro porque la universidad tendrá que contratar préstamos; pero probablemente en la recontratación de funcionarios se va a poder ahorrar por algún tiempo, porque la idea es buscar gente joven que parta con un sueldo digno pero no como el que se ha logrado acumular durante toda la vida. Y se está tratando de racionalizar las plantas, sin reducir personal, pues hay estudios de cómo están las plantas en relación a la carga académica, y la dirección clínica está preocupada de eso.

En suma: no veo que la deuda sea reductible en el corto plazo, no nos van a hacer llegar recursos frescos por parte del Estado, pero sí tenemos un gran potencial de hacer cosas que generen ingresos, el cual no está bien explotado.

Además del Dr. Nelson Vargas y la Decana que la preside, los integrantes de la Comisión de Presupuesto son los doctores Norbel Galanti y Giorgio Solimano, Directores del ICBM y la Escuela de Salud Pública respectivamente, la doctora Christel Hanne, Directora de la Escuela de Medicina y los señores Carlos Lazcano, Director Económico y de Gestión Institucional y Cristián Nabalón, Subdirector de Servicios.

Cecilia Valenzuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: