Socios de la U. Santo Tomás acuerdan venta a Hurtado con Linzor Capital

El Mercurio

Pagarán sobre $33 mil millones por el 57,6% de la Corporación: Una oferta mejorada fue clave para sellar la operación, con lo que queda atrás una serie de desencuentros.

La historia ya está llegando a su fin. Después de una maratónica jornada -que se inició a las seis de la tarde del viernes y que culminó cerca de las cuatro de la madrugada del sábado en las oficinas institucionales ubicadas en el edificio Las Industrias-, los ocho accionistas de la Corporación Santo Tomás S.A. aprobaron un acuerdo de venta de la universidad del mismo nombre fundada por el fallecido empresario Gerardo Rocha Vera.

La oferta conjunta fue presentada por el empresario Juan Hurtado Vicuña -socio controlador de Entel y Pucobre, entre otros- y la administradora de fondos Linzor Capital, controladores en conjunto con el Grupo Said de Cruz Blanca y cuyos socios fundadores son Tim Purcell, Carlos Ingham y Alfredo Irigoin, quienes accederán al 57,6% de la entidad por un monto superior a los $33 mil millones.

Lo que viene

Con esto, y después de culminar la próxima etapa de “due dilligence” (revisión de los estados financieros), lo más seguro es que en un plazo de 90 días finalmente la Universidad Santo Tomás quede en manos del grupo inversor y del empresario chileno. La adquisición no es menor, pues se trata de una de las universidades con mayor matrícula en el país, con más de 20 mil alumnos con sedes desde Arica hasta Puerto Montt.

“El Mercurio” contactó a los involucrados, pero declinaron referirse al tema.

Segundo intento

Bastante agua bajo el puente tuvo que pasar para concretar el negocio. Pese a que el 27 de abril pasado el 75% de los accionistas de la Corporación -salvo Verónica Espinoza, ex pareja de Rocha y que en representación de sus hijos tienen el 19,08% de participación, y Rodrigo Rocha (5%), hermano de Gerardo- aprobó un primer documento a favor de Hurtado con Linzor, este sábado tuvieron que concurrir con una segunda firma, entre otras razones porque tanto Rocha como Espinoza -que mantenía procesos legales que impedían la venta de acciones de la sociedad Angelicum- finalmente accedieron a vender.

Clave en esta decisión fue el hecho de que Hurtado y Linzor mejoraron la oferta de abril entre 7 y 10% para los diversos accionistas. Desde que se iniciaron las conversaciones entre vendedor y comprador, hace ya dos meses, las proyecciones operativas de la universidad para 2009 se ajustaron al alza, lo que motivó el mejoramiento del precio, aseguran fuentes cercanas al proceso. Es más, de cumplirse ciertas metas operativas este año, los compradores pagarán $1.000 millones adicionales en 2010.

En todo caso, la oferta de Hurtado con Linzor está lejos de la presentada en abril por el Grupo estadounidense Apollo, que era del 15% superior para cada accionista. A pesar de la atractiva propuesta de Apollo y del surgimiento de una tercera oferta por parte del empresario Alejandro Danus, ex gerente general de Sal Lobos, en el círculo de los Rocha, encabezado por Gerardo Rocha Haardt, presidente del directorio de Santo Tomás, imperó la palabra empeñada con los proponentes originales.

En cambio, para un grupo de los accionistas salientes -Verónica Espinoza; el Fondo Halcón, administrado por Econsult (con 15% de la propiedad); Rodrigo Alarcón (6%), y Baeza y Compañía (1,9%)- resultó clave la existencia de una oferta mejorada para cada uno.

Factor Apollo

Uno de los puntos más álgidos de la negociación entre los accionistas de la UST y Hurtado con Linzor se produjo a fines de abril, cuando después de que la mayoría de los socios aprobó la venta irrumpió el Grupo Apollo con una oferta 15% superior. Esto encendió un debate al interior de la Corporación respecto de la vigencia de la primera oferta. Por un lado, José Ramón Valente, representante del Fondo Halcón, aseguró que la oferta de Hurtado con Linzor estaba vencida desde el 28 de abril. Pero por otra parte, a fines de abril el propio Fondo Halcón y Rodrigo Alarcón habrían negociado mejores condiciones con estos inversores, sin fecha de vencimiento, lo que le otorgaba vigencia al acuerdo. En la resolución fueron claves tanto León Vial, socio de LarrainVial, entidad asesora en el proceso, y el abogado Fernando Barros, quien concilió las posiciones en torno a la oferta de Hurtado con Linzor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: